Jue, 13 Diciembre
El tiempo - Tutiempo.net

 

09 10 Pompeya electrodomésticos Estados Unidos China Supermercados

 


De unir la fábrica china con la góndola de los supermercados y luego ensamblar esos productos en una planta en Pompeya, una pyme argentina exporta pequeños electrodomésticos a EE.UU.


Fabián Colussi, de 46 años y según asegura de cuna muy humilde, tuvo una severa formación en el liceo militar y luego en el Colegio Militar. Pero ya egresado decidió emanciparse de ese destino, se recibió de contador y tras pasar por varias empresas como Bangho, se arriesgó al crear Noroghi, en 2006. El nombre es pura inspiración de un río japonés.

La firma se dedica a acortar la distancia que separa al fabricante chino con el supermercado argentino para productos de informática y electrónica. Y generó las conocidas marcas propias de las cadenas de supermercados y electrodomésticos para un negocio de oferta y mucho volumen.

De esta forma, Colussi es quien está detrás de Top House de Coto, de Admiral de Frávega, Panoramic de Ribeiro o Tonomac de Musimundo, entre tantas otras. Un ejemplo más, las marcas Emezeta y RDH del Grupo Márquez, con fuerte presencia en el interior.

Con una oficina en China en la provincia de Shenzhen a cargo de su hermana, Colussi se ocupó desde el arranque de la fabricación de los productos con diseños exclusivos en esa lejana zona industrial hasta la puesta en el local argentino.

Y en el caso de que el cliente no tenga marca propia, ellos mismos comenzaron a proveérsela. Además, del imprescindible soporte técnico . “Los pedidos son a medida y al ritmo del mercado”, asegura Colussi.

Todo le iba viento en popa en ese puente de Shenzhen a la góndola en las tevé, planchas , cocinas y aires, “customizados” o al gusto de cada cliente. Pero en 2009 las cosas cambiaron cuando Guillermo Moreno cerró la importación. En ese momento, que se describe perturbador, lograron que un grupo suizo dedicado a los relojes le prestara un millón de dólares para comenzar a fabricar localmente en una planta de Pompeya. Al principio se iniciaron con sofisticados parlantes de marca Hanxo. Fue un fracaso. Y dieron en la tecla cuando definieron convertirse en armaduría.

En 2016 el nuevo gobierno abrió la importación y los invitó a reconvertirse. La planta de Pompeya se transformó en ensambladora de tevés, ventiladores, calefactores, batidoras, mixers, licuadoras, microondas y planchas. Creció de 3.200 metros a los 7.200 actuales.

En estos tiempos ásperos y con dólar por las nubes, la importación se derrumbó, pero Pompeya sigue en pie por el acelerado reemplazo por las segundas marcas o las marcas propias de los súper. Con la crisis, las segundas marcas se convirtieron en estrellas y la firma prevé facturar $ 1.600 millones. Contabiliza 132 empleados Para la nueva etapa incorporó como socio a Daniel Grobocopatel, de la misma familia de Los Grobo, pero en empresas distintas. Grobocopatel ingresó con una inyección de US$ 6 millones.

Hasta ahora comercializaron 2 millones de unidades de 1.600 productos distintos, compran a 132 fábricas chinas y distribuyen en 88 clientes en América latina, de los cuales 47 están en el país. Además, de las principales cadenas, Colussi destaca a Coca Cola, Boca, Independiente y Racing y los free shops.

Decididamente en la empresa hay pasión futbolera. No sólo por el intento frustrado de Colussi de convertirse en el vice presidente de Racing en 2014. También, porque de la mano de Grobocopatel son los principales sponsor del Club Agropecuario Argentino, cuya sede está, como no podía ser de otra forma, en Carlos Casares.

Pero el verdadero gol de esta pyme, según destacaron la última semana cuando los visitó el presidente Macri, es la apertura de una sede en Miami. Con la pelea entre Trump y Beijing nada mejor que un argentino intermediario para que Estados Unidos pueda importar pequeños electrodomésticos ensamblados en Pompeya.


 Fuente: Clarín Económico

0
0
0
s2smodern