Mar, 19 Febrero
El tiempo - Tutiempo.net

 

 

tierradelfuego industria empresas electrónica min


 Las compañías electrónicas de Tierra del Fuego trabajan con dos objetivos: ser competitivas en precios e innovación.


La supervivencia de las empresas electrónicas de Tierra del Fuego depende de varios factores. Por un lado, la continuidad o no de algunos beneficios de su régimen industrial, que vencerán en 2023. Por otro, la competencia por precio con productos importados. En tercer orden, la capacidad de responder a los cambios en los hábitos de consumo de los bienes que se producen en la isla. Y, por último, el desarrollo tecnológico que permita la innovación en la producción. El primero depende de una tensa negociación política; los otros, de las compañías.

La apuesta es: mejorar su competitividad en procesos (para reducir el precio al consumidor) e innovar. “Ser lo más competitivos posibles”, define Federico Hellemeyer, director ejecutivo de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónicas (Afarte). Con miras a estimular la innovación, Afarte, el Gobierno provincial y las universidades nacionales radicadas en Tierra del Fuego (UTN y UNTdF), inauguraron un centro tecnológico en Río Grande, con tres laboratorios: de medición y calibración; otro, de seguridad eléctrica; y de software.

Hellemeyer asegura que los privados tienen una meta inmediata: las pruebas que deben hacer las industrias y que se realizan en el continente o, incluso, en otros países. También, existe un objetivo prospectivo: que permita ser una “caja de resonancia, donde se lleve adelante una agenda más profunda y desarrollada con el largo plazo”.

“Tenemos que llevar adelante los cambios necesarios para que los productos electrónicos que fabricamos lleguen al consumidor con los precios más bajos posibles. Con esto, nos ubicamos en mejor posición en la discusión de la prórroga del régimen”, asegura Hellemeyer.

La actividad económica en Tierra del Fuego está regulada por la Ley 19.640, que estableció, en 1972, un régimen fiscal y aduanero especial. Luego, se sumaron decretos y normativas que ampliaron los beneficios. A partir de 2009, cuando se aprobó la Ley 26.539, se gravó la importación de una lista de productos, lo que benefició a las electrónicas de la provincia.

Según datos de Afarte, hasta agosto, la producción de televisores había crecido 48,3%, a 2,9 millones, y la de aires acondicionados, 24,5%, a 656.051. La de celulares, en cambio, cayó 12,9%, a 5,9 millones.


Fuente: Apertura 

0
0
0
s2smodern