Dom, 27 Mayo
El tiempo - Tutiempo.net

 20180508 163103 HDR

 

 


Andrés Suárez, socio de PwC, fue uno de los encargados de abrir el camino hacia el mercado que se viene durante el Retail Day 2018.


“Vamos a plantear la posibilidad de sostener la sustentabilidad a largo plazo”, comentó el socio de PwC al iniciar la charla con un auditorio repleto de personalidades en el Hotel Hilton Buenos Aires. “Hay dos conceptos claves para tener en cuenta: apoyarse en la fortaleza de la historia, mirar hacia delante para adaptarse a la flexibilidad; y adaptarse a un mundo cada vez más acelerado”, siguió.

Durante la visita de la compañía en 2017 al evento retail del año se presentaron cinco pilares que esta vez fueron retomados para demostrar aquellas claves de cara al presente y futuro del mercado. Esas características que se necesitan para tener una estrategia exitosa es tener un compromiso con la identidad: capacidad diferenciales y coherencia; convertir su estrategia en su ADN  y desarrollar sus capacidades; crear su propia cultura; tener la cultura como principal activo, el valor de lo colectivo; diseñar su futuro; concentrarse en lo que mejor hace, conociendo su cliente; y ahorrar para invertir: redefinir estrategia con presupuesto.

“La cultura es aquello que lo transmitieron quienes lo fundaron, que fueron de generación en generación. Son creencias, sensaciones, todas de una forma transmitidas a una organización porque eso nos diferencia y da las condiciones para que se produzca un crecimiento exitoso”, comentó Andrés Suárez y añadió: “Todo esto no es barato, por lo que para poder invertir en estas capacidades diferenciales hay que ahorrar, que viene de identificar cuáles son las actividades que generan valor, de cuáles son las que no lo hacen. Definir la estrategia en base a la estrategia es clave”.

Pero más allá de los cinco pilares mencionados, existen otros factores para incorporar y así obtener una estrategia exitosa. Según relató el socio de PwC, ellos son: “Desarrollar/fomentar una cultura hacia el cambio, una cultura de adhesión del cambio como una variable dentro del negocio para fomentar el negocio; toda esta evolución de los últimos tiempos la tecnología y su impacto en tiempo de negocio abrió las cabezas para ampliar la base de capital a formas no tradicionales; y mejorar su coeficiente digital”. “Hay que adaptarse al cambio o provocarlo, no hay que tener miedo al error; hay que pensar en las personas, en quienes reaccionan a los cambios para que la organización funcione; y como componente adicional el impacto que tiene eso en la cultura, entender dónde realmente está el valor del cambio y apuntar a que esto tenga un impacto; viralizar, desparramar por toda la organización el cambio”, agregó.

Luego, Suárez llamó a Paulo Caratti para que se suba al escenario, quien se encargó de contar las medias tomadas por la empresa en cambios. “Los primeros pasos para realizar son el generar mejores experiencias tanto hacia adentro como hacia afuera de la organización, optimice las capacidades para una mejor adaptación a los cambios tecnológicos que permitan internalizarlos y generar mayor valor; promover un ámbito transversal en la organización que favorezca el aprendizaje y la colaboración; posicione las tecnologías emergentes como objetivo estratégico; y desarrolle una red de ‘evangelizadores’”, confesó Caratti y explayó su definición: “La clave se vuelve voy a empezar, equivocarnos y amoldarnos a los cambios. La opción de tecnología se ve en semanas, la clave para sostener esto no tiene que ver con la tecnología, si con la cultura, la organización y un modelo corporativo, es por eso que nos tenemos que plantear el plan de manager”.

Para darle un cierre, ambos integrantes de PwC coincidieron sobre el escenario que “La cultura es el cambio y la mejora de las tecnologías en su adaptación es importante para las empresas”.

0
0
0
s2smodern