Dom, 24 Junio
El tiempo - Tutiempo.net

 08 06 Mujeres

 


Las compañías argentinas son cada vez más conscientes de que la igualdad de género es no solo una necesidad, sino también una oportunidad de mejora en los negocios.


 La feminización del trabajo es uno de los pilares claves de la economía del futuro, con mujeres más protagonistas, que se incorporan a la mesa chica de las decisiones, apuntan a cargos de liderazgo e integran las fuerzas de trabajo aun en las industrias tradicionalmente reservadas para ellos. La revolución tecnológica ayuda a las mujeres a ganar flexibilidad y a poder cruzar algunas barreras que todavía limitan el lugar de las mujeres en la sociedad. Hoy están mejor que nunca, pero todavía falta un largo trecho para equiparar las oportunidades de ellas con las de ellos. Datos del Indec demuestran que no es un discurso anticuado ni una obviedad hablar de las diferencias de género en el mundo laboral. Hasta 2017, el ingreso promedio de un hombre comparado con la misma medida de una mujer era un 27% superior.

Mientras que las mujeres trabajan constantemente por abrirse paso en distintas áreas que tradicionalmente estaban reservadas para hombres, las empresas notan la diferencia del valor agregado cuando deciden igualar la cancha para participar a ellas en sus decisiones, puestos jerárquicos y fuerza laboral. El impulso que cobra el feminismo aumenta cada día y avanza la agenda de igualdad para ganar los terrenos que quedan por conquistar a una mayoría que aún hoy, en 2018, se ve perjudicada.

"El mundo del empleo está diseñado por hombres para hombres", explicó Sergio Kaufman, presidente de Accenture en la Argentina y en Sudamérica Hispana. El ejecutivo precisó que la estructura laboral que está en juego fue históricamente desfavorable hacia las mujeres, ya que los hombres "eran quienes estaban presentes al momento de tomar la decisión, hace 100 años, y diseñaron la jornada laboral, los espacios físicos de trabajo y los roles a su medida". Sin embargo, destacó que, prácticas que se convirtieron en tradiciones en el mundo laboral, como el partido de fútbol después del trabajo, hoy no están bien vistas. "Si se discute cualquier tema de trabajo, se está generando un sesgo de género importante. No es aceptable hacer un partidito solo de varones; si se quiere organizar uno, tiene que ser totalmente fuera del trabajo y que no se hable de lo laboral, si no, se genera una ventaja de vestuario", comentó el ejecutivo.

La brecha de género es un tema de suma importancia para Kaufman, para quien debería ser tratado con mayor fuerza desde las políticas públicas. Las propuestas de ley en danza que apuntan a mejorar la situación en el país, para el presidente de Accenture resultan "tibias", ya que dejan "demasiado" librado a la voluntad de las empresas. "Hay países que cambiaron por mejorar las reglamentaciones, como Canadá", dijo. Además, trasciende al mundo corporativo y del empleo formal, ya que la brecha de género es una dificultad que se potencia en los sectores menos beneficiados de la sociedad. "La pobreza discrimina a favor de los varones, porque las mujeres están desfavorecidas en los trabajos informales y en el cuidado, ya que es una tarea que recae por mandatos y prejuicios sobre la mujer", agregó.

Susana Balbo es hoy la argentina con más peso en la agenda de género en el mundo. La empresaria bodeguera preside la comisión del W-20, Women 20, el foro de género asociado al G-20 que busca la igualdad de las mujeres en la sociedad. En su vida laboral está acostumbrada a llevar el mando: es la fundadora y dueña de Susana Balbo Wines en Mendoza y diputada nacional. También está acostumbrada a ganar terreno para el equipo femenino, ya que fue la primera enóloga mujer del país. Su gran mensaje para las mujeres fue llamarlas a perdonarse tropezar en el camino y a equivocarse con el objetivo de aprender. "Podemos cometer errores cuando buscamos romper el techo de cristal, es parte del recorrido", dijo. Insistió en la receta para estar en el centro del escenario: "Se aprende en el camino, querer ser perfecta te inhibe y dejás de protagonizar".

Balbo confirmó que la igualdad entre el hombre y la mujer hay que buscarla en conjunto, "no mujeres solas" y "hombres por otro lado", y aplaudió una jornada de trabajo rural en la embajada de Francia cuyo eslogan fue "Mejor con ellas".

"Explicaron que el 40% de las mujeres que viven en el campo hace tareas rurales sin percibir un salario, además de dedicar, en promedio, cuatro horas como mínimo por día al cuidado de la familia, cocinar y limpiar la casa, todas tareas que no están remuneradas", comentó Balbo.

Rosario Altgelt y Carola Fratini son mujeres líderes del mundo corporativo y dieron su visión acerca de cómo es llegar a la cima en una empresa en la Argentina. Altgelt ocupa un asiento de conducción especial en el rompecabezas aerocomercial local: es la gerenta general de Latam Airlines en la Argentina y Paraguay. En una industria donde el 70% de los líderes son hombres, la economista explicó que hoy la lucha no se trata solo de participación, sino de liderar. Las mujeres sufren de "exceso de responsabilidad", sostuvo Altgelt, y por eso las compañías deberían entender el beneficio de empoderarlas. "Si con todo esto sé que este año no voy a poder, elijo mis prioridades y lo que no voy a cumplir se lo dejo a otro", es el pensamiento que guía al equipo femenino, dijo.

"Hay que elegir espacios en los que la meritocracia esté por delante de los sesgos, que se manifiestan con frases como '¿esta chica podrá?'. A pesar de que tengo 42 años, yo permito que duden de mí en un primer momento, pero con la meritocracia se supera", confirmó Altgelt.

En su organización, que comprende a 2500 personas, la mitad de los empleados y el equipo directivo está compuesto por mujeres. "Una CEO mujer algo tendrá que ver", destacó la ejecutivo.

Carola Fratini es la CEO para Latinoamérica de QBE Seguros y dijo que la agenda de género va a ir más rápido en el futuro que el ritmo con el que avanzó hasta ahora. "Los paradigmas instalados, como que la mujer se tenía que ocupar de la casa y el hombre era quien trabajaba, ya cambiaron. Nuestros hijos no lo ven de esta forma", explicó. Es que, para Fratini, la alternativa no se reduce a "elegir una familia o una carrera" y hoy los hombres entiendan que "está tan bien que se queden en casa con un chico enfermo como que se quede su mujer".

Finalmente, la instagramer Belén Lucius también se refirió a la cuestión de género: "El movimiento feminista busca la igualdad, de derechos, de condiciones, de salario". Según Lucius, en las generaciones más jóvenes ya no hay diferencias significativas entre mujeres y varones. "Es cuestión de entender que tenemos la misma capacidad desarrollada de otra manera", comentó.


 Fuente: La Nación

0
0
0
s2smodern