Mié, 20 Junio
El tiempo - Tutiempo.net

 
Aunque las estadísticas aseguran que el consumo de yerba mate en Argentina se mantiene en seis kilos anuales por persona, en los primeros ocho meses del año los molinos vendieron al mercado interno cuatro millones de kilos más que en 2016.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate detalló que hasta fines de agosto los molinos declararon haber vendido 176.899.289 kilos de yerba mate, de los cuales el 58,12% correspondió a paquetes de medio kilo y 34,38% a envases de un kilo. Muy lejos en la preferencia de los materos argentinos están los paquetes de dos kilos (2,56%) y de 250 gramos (1,08%).

Con el incremento de este año, el mercado yerbatero superó los niveles de consumo de 2014. Según el INYM, ese año, en el período enero-agosto se habían despachado 175 millones de kilos; y por ende marcó un nuevo récord de ventas.

Mientras los industriales disfrutan de las buenas ventas, los productores primarios afrontan uno de los años más difíciles. En lo que va de la zafra, se estima una merma del 15% en la entrega de hoja verde a causa de los fenómenos climáticos (exceso de lluvia y fuertes heladas). La fuerte caída en la cosecha implica una reducción de unos 28 millones de kilos de yerba canchada.

Según los datos del INYM, en los primeros ocho meses del año se cosecharon 636 millones de kilos de hoja verde, 110 millones de kilos menos que el año pasado.

Otro dato positivo para la actividad es el fuerte repunte en las exportaciones. Un informe de CONINAGRO señala que este año el incremento en las ventas al exterior llegó al 37% entre enero y julio. La yerba argentina tiene como principal mercado Siria (72%), seguido de Chile (14%), Líbano (2%) y Estados Unidos (2%), Francia, España, Brasil, Alemania y Turquía (1%).

Del total exportado, el 95% corresponde a yerba mate molida en bolsas de 50 kilos; y el 5% restante corresponde a extractos, esencias y concentrados de yerba y canchada (sin moler).

 
 
0
0
0
s2smodern

El rol del marketing en la banca se está transformando y el ritmo de la innovación en servicios financieros se acelera. Hay que imaginar la banca como facilitador de la vida cotidiana y hacer del conocimiento del cliente un dato accionable.

Para el 2030, se espera que el 50% del marketing en la banca sea producido en tiempo real. Los mayores desafíos para los responsables de marketing serán contar con herramientas que permitan aprender sobre el comportamiento del cliente de manera automática, dotar a los canales de inteligencia artificial con una dimensión humana y administrar grandes volúmenes de datos que posibiliten personalizar todas las experiencias con tu cliente bancario. El factor “tiempo” implica, entonces, que la agilidad será la clave.

En los últimos 12 meses el 20% de los Millennials cambiaron de institución financiera, según datos de Microsoft Financial Services. Una nueva generación que ha cambiado un punto crítico en el mercado de servicios financieros, acostumbrado a contar con grandes volúmenes de usuarios históricamente “esclavos”. La industria requiere una transformación.

La automatización de procesos, IoT, Open Banking y Blockchain son los factores que permiten la aceleración de la transformación de la banca. El uso inteligente de los datos, la combinación de soluciones financieras y no-financieras y nuevas alternativas en tiempo real son los elementos que cambiarán significativamente la estructura de la banca. El objetivo final es la experiencia de cliente personalizada con la oferta correcta en el momento correcto.

Y la demanda en la personalización es la que implica la integración en tiempo real de las típicas “variables duras” como sexo, ingresos y lugar de vivienda y sumarles aquellos insights que hacen que todos los clientes realmente sientan que su banco les está brindando un servicio hecho a su medida: el cliente en cuestión... ¿De qué banda es fan? ¿Cuál es su restaurante favorito? ¿Qué producto está a punto de adquirir o qué promoción acaba de rechazar?

“Imaginar la banca como facilitador de la vida cotidiana, un nuevo rol para una institución tradicionalmente enfocada en la transacción: un banco que ofrezca preventa exclusiva de entradas para el concierto de la banda preferida de su cliente o un plan de financiación del modelo de auto que tiene asegurado en la concesionaria más cercana a su domicilio, o un descuento exclusivo en el comercio donde acaba de realizar una compra. Si el banco acciona gracias al conocimiento del cliente de esa manera, es un banco que ciertamente los inspirará y ganará su lealtad” explica Pancho Nelson, Director de CRM de Axxon Consulting.

Axxon es la consultora responsable de los últimos proyectos de transformación digital del Banco Ciudad con nuevos procesos que extienden los servicios de atención al cliente 7x24 como chatbots inteligentes que permiten responder consultas de manera ágil e inmediata, respondiendo a la expectativa del usuario, sumado al de escucha social y gestión de interacciones en redes sociales de manera centralizada, utilizando plataformas Microsoft Dynamics y Azure.

 
0
0
0
s2smodern

 

Los datos publicados por el INDEC sobre las Cuentas Nacionales del primer semestre de 2017 mostraron que la economía creció en dicho período.

 

El Producto Interno Bruto (PIB) creció 1,6% en la primera mitad del año respecto de igual período del 2016, a una tasa del 0,4% durante el primer trimestre y de 2,7% en el segundo. Por el lado de la demanda, el avance semestral fue liderado por la inversión (+5,6%) y el consumo privado (+2,4%).

Con respecto a éste último, su aumento trimestral no solo se aceleró, +0,9% y +3,8% en el primero y segundo, respectivamente, sino que incluso avanzó en ambas oportunidades por encima del PIB. Es esperable que esta tendencia continúe en la segunda mitad del año en la medida que los aumentos salariales, acordados a principio de año para la segunda mitad de año, estén por encima de la inflación.

En relación a la inversión, es de destacar el rol de la construcción; la cual avanzó 7% en el semestre, pero desagregado por trimestre también aceleró su crecimiento, 1,9% y 11,5% en el primero y segundo trimestre, respectivamente.

Como se verá en la presente edición del tracking este avance ha permitido derramar hacia otros sectores productivos, en particular en las distintas ramas del sector industrial, dando como resultado crecimientos semestrales para la gran mayoría de los sectores.

En este contexto esperamos el proceso continúe retroalimentándose y se consolide en lo que resta del año. Si bien la economía parecería estar entrando en un círculo virtuoso que debería facilitar el proceso de ajuste de las variables macroeconómicas, a largo plazo, no debería perderse el foco en la productividad y competitividad de la economía.

0
0
0
s2smodern

 

Sergio Kaufman, presidente de Accenture, brindó su visión sobre los posibles puestos de trabajo que puede generar la Inteligencia Artificial y el miedo que existe ante determinados cambios.

 

Hay términos que nos refieren a un futuro cubernético como algo que alguna vez vendrá y estará entre nosotros. Pero en el caso de la Inteligencia Artificial (AI) ni es futuro ni es algo abstracto. En un reciente estudio de Accenture (“Cómo la inteligencia artificial puede generar crecimiento en Sudamérica”) se muestra que, en rigor, ya forma parte de la realidad presente en América Latina en el mundo de la producción: en Perú, por ejemplo, hay máquinas autónomas en las minas o en Chile, que usan algoritmos analíticos de emoción para facilitar los procesos de reclutamiento.

Si consideramos que una de las asignaturas pendientes de la región es elevar sustancialmente los niveles de productividad, la expansión en el uso de la IA está potenciada por dos factores: la expansión del poder computacional y la explosión del Bug Data. No sólo promete aumentar la productividad de productos, sino que crea una nueva fuerza de trabajo, poniendo a prueba los sistemas educativos existentes, pero también de investigación científica dentro de los ecosistemas de innovación a escala nacional, regional y mundial.

Esto nos conduce directamente a un tema que cuesta abordar: creer que toda innovación aplicada al mundo real de la producción traerá inevitablemente la destrucción de puestos de trabajo. La respuesta ensayada muchas veces es la misma, pero se va adaptando al temor concreto. En el caso en particular de la IA, generará una serie de nuevos empleos para que aún no tenemos ni siquiera los nombres, surgirán nuevas habilidades en el ámbito de la robótica y el reconocimiento de patrones, por ejemplo.

Además, la evidencia sugiere que la mayoría de los ejecutivos esperan que las máquinas mejoren la eficacia humana y hagan su trabajo más interesante. En el caso de la Argentina, las proyecciones indican que la IA crecerá hasta 2035 a una tasa de entre 3% y 3,6% anual, una tasa que si bien es positiva muestra un preocupante nivel con respecto a otros cinco países. Argentina está en el último lugar entre 26 economías desarrolladas y emergentes relevadas en el estudio, siendo su principal debilidad la calidad de sus marcos regulatorios y el limitado acceso al capital de negocios.

En el sector público, por ejemplo, en que el salto de productividad sería más visible y representa el 27% de valor agregado de la economía, las perspectivas son más prometedoras. En el sector privado hay signos de que las firmas están despertando oportunidades de IA.

Un reciente artículo de la prestigiosa revista del MIT, Sloan Management Review (“Los empleos que la inteligencia artificial creará”) sostiene (aprovechando otro relevamiento de Accenture hecho sobre 1000 corporaciones que ya están empezando a utilizar la IA) que los nuevos puestos estarán vinculados, enteramente, con categorías que podrían asimilarse a funciones de entrenar, explicar o profundizar, investigando la aplicación de nuevas materias y oportunidades que el nuevo paradigma permite aprovechar. Nada se pierde, todo se transforma.

 
0
0
0
s2smodern