Mar, 23 Octubre
El tiempo - Tutiempo.net

 02 02 Trabajo


El regreso al trabajo post vacaciones puede provocar ansiedad y angustia.


Muchas veces no es fácil volver al trabajo luego de unas merecidas vacaciones. Hay que despedirse de ese tiempo sin obligaciones, la siesta, despertar y dormir a cualquier hora, no tener que programar nada en la agenda… Y, darle la bienvenida nuevamente a un ritmo de vida más rápido, tráfico, trabajo acumulado, responsabilidades y, probablemente, tareas atrasadas que -a menudo- provocan ansiedad, temor e incluso tristeza.

El final de las vacaciones no es el final de “la buena vida”. Cómo puedo seguir disfrutando de la vida –y del trabajo- a la vuelta de las vacaciones. Es esencial volver con buen humor, con actitud positiva; valorar todo lo bueno de nuestra vida el resto del año -lo que incluye al trabajo-, lo que hacemos, cómo lo hacemos, los logros que conseguimos…

Volver al trabajo después de las vacaciones es un proceso de adaptación que puede llevar algunos días; y siguiendo algunos tips esa adaptación será más sencilla:

Prepararse para la vuelta: Muchas veces las vacaciones también cansan, por eso un par de días antes del regreso al trabajo podemos retomar los horarios y los lugares habituales para que el cambio no sea tan drástico. Así, tendremos más tiempo para las tareas domésticas, no solo desarmar bolsos y valijas, ir a hacer las compras, lavar la ropa sino también reorganizar la dieta y la rutina en casa.

Agradecer y valorar lo que tenemos: En primer lugar, hay que agradecer que tenemos trabajo y que tuvimos la oportunidad de tomarnos unos días para descansar. Debemos agradecer lo positivo que el trabajo nos brinda. Y no se trata solo del sueldo y de los beneficios sino también de los vínculos que allí establecemos; valorar las pausas, el ambiente laboral, los buenos colegas. El trabajo es parte de la vida: somos vacaciones y somos trabajo, y nada es tan terrible ni tan perfecto, todo depende de cómo nos coloquemos nosotros en cada circunstancia.

Motivarse con el trabajo: Tomar conciencia de las cosas buenas del trabajo que tenemos, además de la posibilidad de obtener dinero para la vida, la familia, pensar en los desafíos que se presentan diariamente en lo que hacemos. Pensemos si podemos hacer mejor las diferentes tareas, si podemos plantear algo nuevo, diferente, para lograr mayor productividad o eficiencia. Indagar si podemos capacitarnos en algo para mejorar en lo que hacemos. Seamos protagonistas de nuestra vida laboral, emprendedores en lo que hacemos en nuestro sector. Esta actitud hará que miremos el trabajo de otra manera, como una parte importante de nuestra vida, de nuestro desarrollo integral.

Take it easy (no te sobre-exijas): En el trabajo, no tratemos de resolver todo ya. Tenemos que entender que no podemos ponernos al día con todo inmediatamente. Los primeros días son ideales para organizarnos. Hacer una lista de prioridades nos servirá para centrarnos en lo esencial. Es importante que la lista incluya tareas pequeñas y manejables para poder ver los logros con facilidad. Otra idea es comenzar con algún proyecto laboral que nos motive, no todas las tareas nos gustan por igual, pues en los primeros días podemos comenzar precisamente por aquéllas que más nos gusten.

Respirar y relajarse: Cuando uno se sienta agobiado por todas las tareas pendientes, hay que tomarse pequeños descansos a lo largo del día y realizar ejercicios de respiración consciente. La regularidad y un ritmo pausado y profundo de la respiración tienen un efecto calmante y disminuye la velocidad del proceso del pensamiento, esto contribuye a disminuir la ansiedad y el estrés.

Planificar tiempo de ocio: Debemos disfrutar todos los días del año como si siempre estuviéramos de vacaciones. Tomarnos el tiempo para realizar alguna caminata, salir con amigos, comer rico, practicar algún deporte o hobby; planificar descansos y momentos que nos mantengan motivados. Volver a la rutina no implica “volver a sufrir”, no quiere decir que hay que dejar todas las actividades más placenteras o gratificantes, sino que simplemente requiere una mejor organización de tiempos para dedicar una parte a uno mismo.

Proponerse “escapadas” de corto y mediano plazos: Las vacaciones no son lo único que sucede en la vida pero… ¡qué bien que la pasamos! Entonces, habrá que pensar en hacer “escapadas” más cortas para cortar con la rutina. Se pueden planificar y concretar, paso a paso, diferentes mini-viajes durante el año. Al llegar de una de esas “escapadas”, se planea la siguiente, y así… hasta las próximas vacaciones.

*Gerente de Marketing de Raet LatAm


 Fuente: Fortuna

0
0
0
s2smodern

 01 02 IT2


La inteligencia artificial, IoT y realidad mixta pisan fuerte para hacer del 2018 el año del retail inteligente: no se trata solo de comprar, sino de ofrecer experiencias disruptivas y altamente personalizadas.


El trabajo para brindar una experiencia de cliente superadora empieza por casa, y los eventos globales son una gran forma de presentar las últimas tendencias, y si se trata de ocasiones donde los gigantes de la industria del retail muestran el futuro para este sector, la cita es ineludible.

Recientemente Axxon Consulting, Partner #1 de Microsoft especializado en retail, organizó un trip ejecutivo a Nueva York donde tuvo lugar la NRF18, el evento más importante para la industria retail donde Microsoft fue uno de los mayores exponentes, y acercó a los clientes locales a la verdadera transformación digital. “Nuestros clientes han vuelto convencidos de que deben subirse a la nueva ola del retail inteligente, que es el retail del futuro, viendo a Microsoft como el gran jugador en este negocio que lleva la omnicanalidad al comercio minorista con verdaderas soluciones de punta a punta.” indicó Eduardo Pezzali, Sales Director de la consultora.

Participaron 14 ejecutivos de empresas top locales como Arredo, Garbarino, Farmacity, Familia Bercomat, entre otras. “A nosotros nos suma valor ver lo que está viniendo y acompañar a los clientes en esa evolución”, declaró Andy Gamberg, Director Ejecutivo deFamilia Bercomat.

Mientras que Sebastián Sasson, CEO de Arredo, sostuvo: “Participar en la NRF18, nos permitió confirmar que la transformación digital y su impacto en los modelos de negocio se está acelerando exponencialmente. Las diferentes presentaciones sobre tendencias, innovaciones, tecnologías, desafíos éticos, culturales y organizacionales, sumadas a los espacios de networking con colegas argentinos y de otros países, fueron muy inspiradores. Pudimos dimensionar la enorme oportunidad que la tecnología abre a empresas argentinas como Arredo para estar cada vez más cerca de nuestros clientes, entender sus necesidades, ofrecerles una experiencia personalizada y mantenernos competitivos en un mercado cada vez más sofisticado, conectado y global. Confirmamos también que las personas estarán al centro de este proceso: empoderar nuestros colaboradores y trabajar en red con nuestro ecosistema será la clave para surfear exitosamente la ola de transformación”.

En el evento se mostró a través de casos concretos y presentaciones, cómo la inteligencia artificial, la realidad mixta y la IoT serán los protagonistas exclusivos del escenario del retail, que en 2018 será más inteligente que nunca gracias al potencial de tecnologías complejas que utilicen los insights y la información como aliados y que serán los avances que abran el juego en las búsqueda de experiencias de compra altamente personalizadas y eficientes.

“Concretamente, este año la presencia de Microsoft en NRF tuvo un sólido foco en Customer Experience Management con impacto directo en la personalización de las experiencias de compra. Y hablamos de la solidez porque en un mega stand de 500m2 al mejor estilo Time Square logró presentar toda la cadena de valor desde Office con Staff Hub, Dynamics 365 mostrando CRM, Operaciones para retail, POS y la transformación en retail combinando innovaciones alrededor de inteligencia artificial, IoT y tecnologías blockchain.” destacó Pablo Iannucci, director de Operaciones de Axxon Consulting en Argentina.

En efecto, como el principal socio estratégico de Microsoft especializado en retail, Axxon Consulting es el encargado de introducir en la región las tecnologías más disruptivas de estas aplicaciones, Customer Insights integrado a Power BI y el aporte de Cortana -asistente personal inteligente desarrollado por Microsoft- al ciclo de negocios.

“Es evidente que la propuesta de Microsoft está llamando la atención a la comunidad retail y se ha consolidado con casos de éxito en más de 20 retailers de la talla de Dolce & Gabbana, Estee Lauder, Kroger, Michael Hill, Sephora, Starbucks y The Home Depot. En Axxon ya tenemos buenas experiencias con trabajos profundos de transformación digital en casos como Familia Bercomat donde hemos podido demostrar el valor de estas soluciones para el negocio, y en Farmacity, con quienes estamos trabajando en su proceso de transformación con innovación basada en Microsoft Dynamics 365.” sostuvo Pezzali.

Por su parte, Emerson Pinha, Director de Business Applications de Microsoft para América Latina sostuvo en el encuentro: “La propuesta de Microsoft Dynamics 365 para retail es tener y ser una aplicación de negocio que atienda de punta a punta todos los procesos de negocio, toda la capa de gestión de clientes optimizado por herramientas que potencian y dotan de inteligencia automatizada y analítica prescriptiva y toda la experiencia física y online de una manera completamente unificada”.

En suma, se trata de ver cómo la tecnología, lejos de ser un simple “asistente” a la hora de vender y de comprar, es un habilitador de experiencias personalizadas con los individuos a lo largo de su recorrido de cliente, construyendo momentos memorables. Para eso, los especialistas recomiendan: enfocarse en los deep consumer insights y apoyarse en esa información y en el aprendizaje automatizado o machine learning, para predecir qué quiere el consumidor. ¿El beneficio? lograr el mejor rédito en una relación ganar-ganar: aumentar la satisfacción de ese cliente con la mayor rentabilidad para el negocio.

0
0
0
s2smodern

 


Crecimiento económico, sustentabilidad y confianza, son los tres factores que Accenture utiliza para medir la performance de las compañías.


Con la incorporación de nuevas tecnologías, los negocios atraviesan un proceso de cambio.

Sin embargo, las estrategias de los empresarios no avanzaron al mismo ritmo. La mayoría continúa con una estrategia basada en el crecimiento económico, sin poner atención en la sustentabilidad o la confianza que los consumidores buscan encontrar en las empresas.

Las compañías exitosas del futuro implementarán una estrategia integrada, con igual foco en los tres factores, según alertan desde la consultora de tecnología Accenture.

Ante estos cambios en la forma de concebir los negocios, la mencionada multinacional creó el Índice de Agilidad Competitiva, que mide el desempeño de las empresas basándose en el crecimiento, la sustentabilidad y la confianza.

Juan Morita, Director Ejecutivo de Accenture, comentó que "este índice se propone medir la competitividad de las compañías e identificar cuáles son las que están listas para afrontar el futuro".

"Es indispensable que las empresas comprendan que buscar el crecimiento de las ganancias no es lo único importante, sino que cumplir con las expectativas de accionistas y consumidores relacionadas con la transparencia y la sustentabilidad, es clave para ser una compañía líder", concluye Morita.

Para la confección de este índice fueron analizadas 350 firmas a nivel mundial, pertenecientes a nueve industrias, y fueron clasificadas en cuatro segmentos de Agilidad Competitiva:

• Luchan por sobrevivir: el 28% de las compañías necesita cambios agresivos para mejorar su desempeño. Deben desarrollar una estrategia interdependiente y tomar acciones en aquel pilar en el que pueden obtener resultados más rápidamente.

• Sobre-estimadas: al 22% de las empresas el mercado las "sobre valora" y su competitividad está actualmente en riesgo, debido a que no tienen un desempeño fuerte en los tres pilares. Deben identificar en cuál están fallando para acelerar su camino hacia una estrategia integrada.

• Subestimadas: el 21% de las compañías han adoptado estrategias integradas, pero su valor y competitividad no fueron transmitidos de forma exitosa al mercado. Deben comunicar las iniciativas desarrolladas en torno a los tres pilares para ganar la reputación que merecen en el mercado.

• Competidores disruptivos: el 26% de las empresas se adelantaron en el desarrollo de los tres pilares y, por eso, dominan sus mercados. Para mantener su liderazgo deben reinventarse y reposicionarse, con una estrategia integral de crecimiento, ganancias y sustentabilidad.

De acuerdo con el Índice de Agilidad Competitiva de Accenture, las compañías líderes son las siguientes:

- Industria Automotriz: BMW
Se destaca porque entrega la misma importancia de ser líderes en la fabricación de vehículos premium al desarrollo sustentable. Cuentan con un negocio enfocado en el consumidor, en sus productos, canales, ventas y tecnología. Además, es uno de los principales impulsores de los vehículos eléctricos y se han comprometido a usar energías renovables en un 100% hacia el año 2020.

- Electrónica y Alta Tecnología: Apple
Su "core" está en las ganancias y reputación de marca. Así también, impulsan políticas pro sustentabilidad, con foco en el uso de energía renovable y eficiencia de recursos.

- Retail: Colgate-Palmolive
La innovación es la clave para su crecimiento, por eso está enfocada en desarrollar nuevos productos. Sus ahorros son reinvertidos en cuatro áreas: innovación, tecnología, digitalización y nuevos mercados. En cuanto a sustentabilidad, realizó compromisos en cuanto a reciclaje en empaques, reducciones en el uso de agua y emisión de gases invernadero.

- Moda: Inditex
Más conocida por su marca Zara, Inditex se destaca por su velocidad y flexibilidad. Sólo toma tres semanas que un producto esté en la tienda tras pasar por el proceso de diseño. En sustentabilidad, está trabajando en la reutilización de sus prendas a través de la economía circular y lanzando ropa sustentable.

"Los consumidores demandan valor, rendimiento, servicio, innovación y experiencias de calidad, todo a un bajo costo. Al mismo tiempo que buscan transparencia por parte de las empresas, para buscar aquellas que estén alineadas con sus valores", agregó Morita a través de un comunicado.


 Fuente: Iprofesional

0
0
0
s2smodern

 


En los últimos años, a través de libros, artículos, videos y conferencias se produjo un endiosamiento de la palabra, y una distorsión, que privilegia el relato sobre empresas generadoras de tecnologías disruptivas.


Nadie puede dudar de que hay mucho que aprender de estos modelos. Sin embargo, dada la talla de los líderes a imitar y la escala revolucionaria de sus inventos, ¿dónde quedamos nosotros, modestos ciudadanos de a pie, que nos sentimos lejos de ser Steve Jobs, Richard Branson o Marcos Galperín? ¿También somos capaces de innovar?

Quitémosle a la palabra su manto de brillantes y veamos de qué se trata ser innovador. No hace falta ser un visionario mítico ni reinventar la rueda. Se trata de aplicar en lo cotidiano la fórmula que propone el mago More, en su charla TedxMoncloa que definitivamente está al alcance de todos los mortales: INNOVACIÓN =MEC (MUEVE EL CULO). Innovar es cuestionar las maneras acostumbradas de pensar y hacer las cosas, y salir a buscar lo que queremos haciendo algo distinto. Ser capaces de ponernos incómodos es una competencia clave en un contexto en movimiento permanente, donde el que se conforma y se queda quieto se auto limita, se estanca, desaparece.

Quizás conozcan esta historia que han popularizado los pregoneros de la innovación: un maestro zen ordena a su discípulo matar la única vaca que posee una familia muy humilde, cuya leche apenas les alcanza para alimentarse ellos y trocarla por otros bienes ínfimos. Al año siguiente, al visitarlos, comprueban que la familia prosperó extraordinariamente porque, muerta la vaca, tuvieron que inventar otras opciones para sobrevivir que resultaron más fructíferas.

Hasta no hace tanto tiempo, era probable que tener la vaca atada fuera suficiente para vivir bien, incluso para progresar. Era usual que las personas desarrollaran su carrera durante 20 o 30 años en la misma empresa, ascendiendo gradualmente en el escalafón. Con esfuerzo, metiéndole horas al trabajo, también un profesional podía ir construyendo de a poco un pasar exitoso y tranquilo. Esos días han pasado, y es improbable que vuelvan. En un contexto volátil, ya no alcanza con ser bueno en lo de uno o con trabajar muchas horas.

Cambiar puede ser difícil y doloroso, porque tenemos asociada nuestra identidad con lo que aprendimos y nos dio resultado hasta ahora. Hay conductas que tenemos tan naturalizadas que nos salen con facilidad. Sin embargo, algunas de esas competencias y maneras de ser, que sentimos como propias, tal vez hoy nos estén empantanando, o puedan hacerlo en un futuro cercano. Más que nunca, en estos tiempos, tenemos que pensar en la identidad no como una unidad sellada (Así soy yo. Esto es lo que sé. Esto puedo, esto no) sino como unwork in progress, un continuo estado de cuestionamiento y aprendizaje, de curiosidad, de ganas de hacer y de mejorar.

Hace falta coraje para desafiar la propia inercia, sobre todo porque no tenemos certeza de los resultados. Animarse a hacer algo diferente quizás sea útil para conseguir lo que queremos, o quizás no, porque no todo depende de nosotros, pero sin duda nos abre más posibilidades que quejarnos, resignarnos y seguir haciendo lo mismo. Cada uno sabrá qué creencias y conductas lo están reteniendo.

5 cosas incómodas que podemos hacer para ampliar nuestras alternativas de acción

Decir que NO: ¿qué consecuencias trae decir siempre que sí sobre nuestro tiempo y efectividad? ¿Cuánto margen de acción ganaríamos si desafiáramos nuestra tendencia a complacer a los demás?

Pedir lo que queremos: ¿quién dice que no se puede? Preguntar, manifestar lo que necesitamos, puede abrir esas puertas que hasta ahora parecían selladas.

Liderar al entorno: ¿creemos que sólo "los jefes" tienen poder y autoridad para influir sobre otras personas? ¿Qué podríamos hacer distinto para lograr que otros estén dispuestos a colaborar con nosotros, a acompañarnos?

Salir del círculo habitual: ¿quiénes más, aparte de las personas obvias y cercanas, pueden ser nuestros aliados estratégicos, dentro y fuera de la empresa? La pregunta hace visibles las conexiones que hasta ahora no veíamos, y nos impulsa a salir a buscarlas.

Tomar la iniciativa: ¿estamos esperando a que sean otros los que propongan, los que tomen las decisiones? ¿Tenemos miedo de que no sea mi lugar, o de quedar expuestos? Animarse a proponer lo que nos parece útil o interesante hoy es muy valorado, y puede aportar a nuestro propio desarrollo, al del equipo y la empresa.

En definitiva, se trata de hacernos responsables de abrir nuestro propio camino. ¿Qué es lo que sí podemos hacer, desde hoy, para evolucionar y causar más impacto? ¿Qué estamos dispuestos a cambiar, a emprender? Todos podemos ser innovadores si estamos dispuestos a pensar y hacer las cosas de una manera diferente a lo que estamos acostumbrados. Aunque sea algo que nos incomode, que quizás no nos guste, nos dé miedo o amenace nuestros prejuicios, mover el culo y salir a buscar lo que queremos nos abre oportunidades que no imaginábamos para estar en el mundo de una manera más eficaz, satisfactoria y feliz.

Por: Andrea Churba
Fuente: La Nación
0
0
0
s2smodern

 


La gestión del capital humano en las organizaciones ha ido mutando en el tiempo a la par de los cambios que se han dado en el mundo del trabajo y las relaciones laborales.


Cada uno de ellos consigue sus resultados profesionales de maneras muy distintas, pero todos convergen en la búsqueda de alcanzar los objetivos de la organización. Quizá un consultor realiza una tarea que no tiene mucho que ver con la tarea del freelance, pero su responsabilidad en la cadena de valor repercutirá tarde o temprano en la de su colega.

El trabajo es cada vez más interdependiente e interdisciplinario. La dotación interna no está sola, ya que el pool de talentos contempla al resto de los colaboradores que, aunque no estén en forma permanente en una oficina, o no son formalmente empleados dependientes de la organización, están presentes en el trabajo diario.

En este contexto, es esencial entender cómo operan estos colaboradores y cómo se relacionan con sus líderes para conseguir que se integren. Es fundamental que cada persona aporte valor desde su lugar y que se sienta motivada y comprometida. El talento bien gestionado ayudará a la empresa a ser más productiva y a tener éxito.

La nueva dinámica, en la que existen múltiples fuentes de talento, exige un rol activo de la gestión de capital humano, que permita que cada empleado brinde individualmente lo mejor de sí.

En este nuevo escenario complejo habrá que cambiar la mirada sobre la fuerza laboral actual y entender que las dotaciones tienen ahora múltiples fuentes. En este marco, se pueden tomar parámetros de modelos exitosos de outsourcing en los que no importa tanto el formato de contratación, sino el valor que se aporta, la especialización, la agilidad de gestión, la profesionalización de los servicios o la posibilidad de concentrarse en el core del negocio.

Todo esto debería acompañarse de propuestas con valor al empleado, paquetes de beneficios y herramientas para captar talento especializado con independencia del formato de contratación o de quién sea formalmente el empleador.

Las personas son la fuente de impulso que dinamiza la organización. Y la gestión del talento humano es una colaboración eficaz para alcanzar los objetivos organizacionales e individuales. Lo importante es que todos los colaboradores por igual estén comprometidos con la misión organizacional, que compartan la visión y los objetivos y trabajen codo a codo e individualmente en estrategias para lograrlos.

La economía colaborativa, el creciente auge del trabajo freelance y tendencias más recientes como la denominada "gig economy" imponen esta nueva realidad.

Una eficiente gestión del talento que contemple esta diversidad y sus diferencias logrará tener colaboradores leales y comprometidos, que estén dispuestos a aportar lo mejor de sí mismos para el logro de los objetivos colectivos.

La autora es CEO de Randstad para la Argentina y Uruguay


Fuente: La Nación

 

0
0
0
s2smodern