Mar, 23 Octubre
El tiempo - Tutiempo.net

 

07 08 tarjeta

 


Compras más chicas y menos frecuentes: las claves del consumo para los próximos meses.


Los analistas ya esperan que 2018 sea el tercer año consecutivo de caída del consumo masivo. La inflación y la turbulencia financiera de mitad de año impactaron en los consumidores argentinos, que una vez más se vieron obligados a ajustar su consumo y cambiar sus hábitos de compra. ¿Qué tendencias se acentuarán en la segunda parte del año?

Menos frecuencia en las compras

La forma en la que los hogares realizan el ajuste en el consumo cambió en relación a otros años. Hoy, la tendencia es que las compras de algunas categorías se realizan con menos frecuencia. En el segundo trimestre, el 60% de las categorías de la canasta de consumo masivo perdieron frecuencia de compra, según un relevamiento realizado por la consultora Kantar Worldpanel.

"Entre abril y mayo comenzamos a ver una compra más chica y cercana. A partir de junio, vemos también menos frecuencia. Se gasta solo lo indispensable", explicó Juan Manuel Primbas, country manager de la consultora.

Se buscan las marcas más económicas 

En otros momentos de inflación y caída del poder de compra, antes de pasar a una segunda marca, los consumidores apelaban a estrategias como comprar un envase más chico pero no resignar marca. Pero a partir del segundo semestre, creció la búsqueda de marcas más económicas.

"El nivel de fidelidad hoy de los consumidores es cero. Desde la experiencia de compra hasta la calidad de los productos, con un crecimiento de las segundas marcas y de las marcas propias", destacó Juan Quiroga, gerente de  elaciones Externas de Walmart.

Las marcas propias de la cadena de supermercados ya representan el 15% del total de las ventas. "Es un porcentaje inédito y muestra que la gente está dispuesta a probar marcas nuevas", aseguró Quiroga. Según los datos de Kantar, las marcas de bajo precio son las únicas que están creciendo en volumen.

Los autoservicios siguen ganando clientes 

Entre los distintos canales de compra, los autoservicios —categoría que abarca a almacenes y supermercados chinos— siguen ganando clientes, con un crecimiento de un 5% en el segundo trimestre del año en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Mientras tanto, los hipermercados y los supermercados muestran una leve recuperación, siempre en los niveles altos y medios. "En los hogares de mayores ingresos, hasta ahora había un consumo de bienes como autos, viajes o ropa en el exterior, que ahora se ve frenado y que se puede liberar para otro tipo de compras", señaló Primbas.

En el caso de la cadena Walmart el foco seguirá estando en ofrecer precios bajos y no apelar a la modalidad de ofertas. "Las promociones empiezan a perder participación. El trabajo con proveedores para reducir ineficiencias y el comercio electrónico también son parte de la estrategia", aclaró Quiroga.

Preocupación por el segundo semestre del año

La canasta de consumo masivo cayó un 2% en volumen en junio en comparación con el mismo mes del año anterior, según los datos de Kantar Worldpanel. Mientras que el segundo trimestre del año cerró estable. "Pensando en el segundo semestre, es importante insistir en que es un escenario negativo que la canasta de consumo haya cerrado estable en el segundo trimestre del año con respecto al año anterior", opinó Federico Filipponi, director Comercial de la consultora. El nivel de consumo actual es igual al peor momento de 2017 y, por lo tanto, se perdió muy rápido lo recuperado a fines del año pasado.

"En el primer trimestre del año crecía el consumo público y caía el privado. En el segundo trimestre ambos comenzaron a deteriorarse. Con la caída de la economía en el segundo semestre disminuyen ambos. Esto ya puede comenzar a verse en la caída de la recaudación de IVA por debajo de la inflación interanual", destacó Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market.

Impacto desigual en los distintos sectores sociales

El consumo, según el analisis de Kantar Worldpanel, cayó en los hogares del nivel bajo inferior (los de menores ingresos) por primera vez en el último año y medio. "Después de la crisis de 2016, hubo una lenta pero sostenida recuperación del consumo en el nivel bajo inferior, que se frenó abruptamente en este segundo trimestre del año; la relación entre poder adquisitivo y nivel de consumo es muy directa en estos hogares, y la pérdida de poder de compra de los últimos meses por el alza de la inflación dejó sus huellas", puntualizó Filipponi.


 Fuente: Infobae

0
0
0
s2smodern