Lun, 24 Septiembre
El tiempo - Tutiempo.net

 07 06 empleo

 

 


Lejos de las visiones más apocalípticas, los especialistas del mundo del trabajo aseguran que el avance de la robotización representa una oportunidad de desarrollo.


 En torno a la discusión de la revolución del empleo hay una fuerte batalla entre quienes ven una tremenda oportunidad de apalancar la tecnología para el servicio de las personas y quienes creen que los robots van a generar un desempleo masivo. Ese fue el debate sobre el que giró la sexta yúltima jornada de Management 2020. 

"Smith" era el apellido más utilizado en los países anglosajones, como Estados Unidos o Inglaterra, hace 300 años. Quiere decir ??herrero''. El trabajo, en ese entonces, se transmitía de padres a hijos y de hijos a nietos: "El apellido más frecuente, de ese modo, era una profesión", explicó Sergio Kaufman, presidente de Accenture Argentina. El ejecutivo utilizó ese ejemplo para demostrar cómo fueron cambiando los empleos: "Hoy no solo es menos común que se transmitan por generaciones, sino que dentro de la vida de una persona, que es productiva durante 70 años, es probable que no haga siempre lo mismo", señaló en la presentación del panel.

Otra de las máximas que enunció el ejecutivo, con el objetivo de disparar el debate sobre el nuevo mundo del trabajo, se refirió al fin de la ubicación física. "No existe más el ?¿dónde trabajás?'", dijo, e hizo hincapié en la feminización de la fuerza laboral: "Las mujeres están cada vez más formadas, se reciben de la universidad un año antes que los hombres y con un punto más de nota, en promedio", sintetizó.

En el corazón de la discusión muchas veces se encuentra la inteligencia artificial y los nuevos robots que no vienen a sustituir la fuerza y el músculo, sino el cerebro. Los algoritmos más sofisticados pueden automatizar tareas con una velocidad y una capacidad mucho mayores, y reemplazar las tareas de profesionales bien formados.

Sin embargo, para Eduardo Levy Yeyati, decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Torcuato Di Tella y socio fundador de la consultora Elypsis, el futuro del empleo que se discute habitualmente tiene una "lente extranjera", donde la tecnología cobra una mayor relevancia que la que tiene en la Argentina, donde el trabajo es "de baja calificación, precario, con mucha rotación y pocos ingresos".

"Lo empático es la última trinchera del trabajo humano. Surge la feminización del trabajo porque las mujeres ocupan más estos cargos, hay que ver si es por costumbre y práctica o por algo más predeterminado", comentó Levy Yeyati. "Adaptar ese diálogo en la Argentina exige colocar a los freelancers por un lado y a los cuentapropistas y los manteros, que son el 80% de nuestro país, por el otro", resumió el economista.

Por su parte, Alejandro Melamed, director general de Humanize Consulting y autor deEl futuro del trabajo y el trabajo del futuro, habló de la empatía como antídoto contra el avance de los robots. "Algunos ya hablan de steampathy, que sea STEAM [ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas, por sus siglas en inglés] con empatía, porque eso que nos hace más humanos ahora aparece como clave en el desarrollo profesional".

El especialista en recursos humanos citó el ejemplo de Dora, el nombre de un algoritmo de inteligencia artificial capaz de entrevistar candidatos a trabajar en una organización. Dora puede hacer hasta 15.000 entrevistas por día, pero la decisión final continúa siendo humana. También surgió el ejemplo de un robot "budista" que asiste en los entierros. "Cuando se trata de reemplazar a un monje sin empatía, un robot puede servir. Pero no sirve para sustituir a cualquiera que transmita enseñanzas y emociones", explicó, y añadió: "Como todavía no sabemos lo que no sabemos, este apoyo entre tecnología y personas es incierto. Se está discutiendo quién va a pagar las multas por las infracciones que realicen los autos autónomos y si los robots van a tener que pagar impuestos", argumentó, entre otras regulaciones que falta definir.

El efecto de la interacción humana en la estimulación temprana de los chicos es fundamental, argumentó Alicia Caballero, decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica Argentina (UCA) y directora del Banco Nación. "Hay estudios que demuestran que el afecto humano es fundamental en el desarrollo cognitivo, sobre todo cuando son más chicos", confirmó Caballero. "Hay muchas dimensiones de lo humano. Tenemos pasión, por ejemplo", dijo y explicó que esto se traduce en otros aspectos de la economía, como los modelos de microfinanzas. "Son exitosos no solo por su evaluación crediticia, sino también por la contención del oficial del préstamo, la interacción humana, que inician un camino virtuoso", destacó Caballero.

Al respecto, Ignacio Stegmann, subsecretario del Parque de la Innovación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, agregó que el auge de los robots y su avance sobre el mercado laboral constituyen una buena noticia para la Argentina. En este sentido, el funcionario porteño destacó que la automatización de tareas representa una oportunidad para el país, que tiene el potencial de "insertarnos en este nuevo horizonte y tener un rol importante en el desarrollo de estas tecnologías".

Stegmann explicó que la automatización jugará un papel decisivo para potenciar la exportación de negocios. "Hoy, los proyectos que nacen globales son exitosos porque vivimos en un mundo único. Las barreras que se cayeron son las tecnológicas. Lo importante es no tener aversión al desarrollo tecnológico, sino abrazarlo para verlo como oportunidad", señaló.

Más tarde se refirió a las oportunidades disponibles en la ciudad de Buenos Aires en las áreas de biotecnología, diseño, tecnología de la información y las crecientes tendencias de inteligencia artificial y blockchain.

En la misma línea, Alejandro Gil, presidente y CEO de Sinergium Biotech, destacó la necesidad de pensar negocios globales desde el mercado argentino. "En el ámbito del desarrollo científico es fundamental pensar negocios globales preparados para competir fuera de la Argentina", explicó el ejecutivo, y reforzó el concepto: "Hay que prepararse para poder competir y llevar los productos al mundo, como nuestras vacunas de clase mundial para uso humano. Es importante competir fuera del país, no sería sustentable limitarse a la Argentina por la inversión que requieren", dijo.

El debate también incluyó el efecto que tiene la deserción escolar en el mundo del trabajo. Para Caballero lo "terrible" es que solo la mitad de los chicos que empieza el secundario llega a terminarlo. "Además, la calidad no es lo que era en otra época. Al secundario hay que reinventarlo, a lo mejor hay chicos que necesitan estar formados para dedicarse a algún oficio y abrir las posibilidades de un futuro", argumentó. Gil añadió que las prácticas profesionales son clave para la introducción al mundo laboral. "Es una doble ganancia para la empresa y los jóvenes", dijo.


 Fuente: La Nación

0
0
0
s2smodern